La En los 1960 también se desarrolla el

La simulación es una técnica que, normalmente con
ayuda de computadoras, permite crear un modelo de una situación real para poder
experimentar algún fenómeno, sin llevarlo a cabo en realidad. El principal
propósito de la simulación es analizar cómo se comportará una persona o un
sistema bajo ciertos parámetros y restricciones, antes de salir al mundo real a
hacerlo, para evitar pérdidas de tiempo, dinero, fallas o accidentes.

La era moderna de la simulación comienza a mediados de
la década de 1940. En estos años se creó la primera computadora electrónica
programable conocida como ENIAC. Con el desarrollo de computadoras modernas,
Ulam, Von Neumann y otros científicos desarrollaron el método estadístico que
hoy se conoce como Montecarlo. Se llamó así por la relación con el famoso
casino de Mónaco. La técnica consistía en encontrar los resultados de un experimento
utilizando número aleatorios, y evaluarlos con distribuciones de probabilidad,
ya que un método analítico resultaba sumamente caro y complicado para ese tipo
de problema, el cual involucraba factores para el desarrollo del proyecto
Manhattan.

Un par de décadas en el futuro, se desarrolla el
primer programa computarizado de simulación de una planta de producción. Keith
Douglas Tocher logró simular máquinas en una “fábrica” que cambiaban de estado
de uso, ocupado, o con fallas. Este suceso llevó a la publicación de The Art of Simulation, el primer libro
relacionado con la simulación por computadora. Gracia a esto, la simulación
proliferó a ámbitos militares, investigación, control de tránsito, etc. En los
1960 también se desarrolla el Sistema de Propósito General (GPSS) que fue el
primer lenguaje de simulación de eventos discretos. Éste servía para la
administración del tránsito, llamadas y otros ámbitos civiles. Se desarrolló
también SIMSCRIPT, otro lenguaje más amigable para el usuario, y se basaba
igualmente en la simulación por eventos. Comenzó siendo de uso militar, pero
posteriormente, por su facilidad de uso y popularidad, pasó hacia ambientes
sociales y civiles como simulación de procesos ingenieriles, control logístico
y transportes.

El “boom” de la simulación ocurrió alrededor de 1980.
Con el rápido desarrollo de las tecnologías informáticas, la simulación por
computadora tuvo un crecimiento exponencial en cuanto a su capacidad y variedad
de uso. Algunos de los usos más notorios fueron la simulación de patrones
climáticos para determinar el estado del tiempo en diferentes lugares del mundo
en diferentes rangos de tiempo, y el uso de simuladores de vuelos para entrenar
a pilotos. Éstos fueron sumamente útiles, ya que enseñarle a un piloto a volar
un avión en tierra es mucho más fácil y barato que mandarlo desde un inicio a
un pilotear un avión real.

Finalmente, pasando al siglo XXI, la simulación a
tomando muchas más vertientes como la agricultura, deportes, videojuegos, etc.
Considero que la simulación ha proporcionado flexibilidad a las empresas y
personas, ya que podemos imitar situaciones de la vida real que serían muy
costosas de experimentar, o simplemente usar la simulación para planear
implementaciones de nueva maquinaria o procesos en una empresa. Hoy en día,
muchas simulaciones son fáciles de usar, pero detrás de eso, existe la
programación, la cual es esencial para el desarrollo de nuevos y mejores
software de esta área.